Real Monasterio de Villanueva de Sijena.

El Real Monasterio de Villanueva de Sijena se encuentra situado en la Comarca de los Monegros. En la zona oriental  de la Provincia de Huesca, junto al río Alcanadre. Su enclave en una zona cuyo suelo tiene un alto nivel freático no tiene una explicación concreta, se achaca a una leyenda relacionada con la aparición de una tallaLa Virgen del Coro”. Su explicación más fiable puede residir en el ya existente emplazamiento de un patio de recreo de origen islámico, así como su situación geográfica que la habría hecho útil en la reconquista (1118 Zaragoza ya es cristiana pero en 1140 Fraga sigue siendo árabe).

Doña Sancha, esposa de Alfonso II el Casto fundó este monasterio de carácter real en 1183. Tanto ella como dos de sus hijas, Doña Dulce y Doña Leonor, profesarían en él. Fue frecuente que las damas de mayor alcurnia ingresaran en esta comunidad.

Debido a esta categoría que adquirió se convirtió a su vez en Panteón Real. Siendo enterrado en él Pedro II “El católico” y la propia Doña Sancha, madre de éste. Fue a su vez sede del archivo de la cancillería real. Se convirtió en todo un feudo que abarcó 700 kilómetros cuadrados.

Portada de la iglesia de Santa María de Sijena. Foto autora.

Desde su fundación estuvo adscrito a la Orden de San Juan de Jerusalén u Orden de los Hospitalarios, siendo éste un lugar donde convivían la rama masculina y femenina. Siempre mostrando obediencia al Gran Maestre de la orden de Malta.

La decadencia del Monasterio acaece de forma temprana, en 1412 con el Compromiso de Caspe, la dinastía de la Corona Aragonesa cambia de manos pasando ésta a los Trastámara. Esto provoca que el monasterio no tenga la importancia anterior. SXIX, el expolio durante la Guerra de independencia y la Desamortización de Mendizábal hacen mella en las propiedades de la orden. Debido a un error en la compra venta logan mantener el Monasterio y pocas tierras circundantes. Al comienzo de la Guerra Civil Española el convento es incendiado. Aunque en 1945 las hermanas vuelven a él las malas condiciones en las que se encuentra hacen que en 1969 lo abandonen para ir a Barcelona. En los años 80 La orden de Belén, la Asunción de la Virgen y San Bruno  lo ocupa hasta la actualidad.

Interior del templo de Vijjanueva de Sijena. Foto autora.
Interior del templo de Vijjanueva de Sijena. Foto autora.

El conjunto se organiza en torno a un claustro, cuya edificación podría ser anterior a la llegada de Doña Sancha. En el extremo oriental del lado sur encontramos la iglesia, de plana de cruz latina cubierta con bóveda de medio cañón apuntado cierra con una cabecera triabsidial de carácter semicircular. El ábside del evangelio fue modificado en el SXVIII para albergar las sepulturas de las hermanas. En los lados del crucero encontramos dos construcciones posteriores, en el lado del evangelio la Capilla de San Pedro (panteón real) y en el lado de la epístola el coro para las hermanas. 

La iglesia hace ángulo con la sala capitular,  joya de este monasterio de la que destacan sus frescos de 1200 y su alfarje islámico. El resto de la panda este y la panda norte estarían ocupados por los dormitorios de las integrantes femeninas de la orden, el lado oeste lo ocuparían la rama masculina.

Adosado a esta construcción se encontraba el Palacio de Doña Sancha, actualmente solo queda la fachada.

Cuatro torreones reforzaban sus esquinas, sobre la capilla de San Pedro encontramos una torre de señales, usada para comunicarse con su extenso feudo. Este carácter militar estaría ligado al carácter bélico de la orden que allí profesaba.

En cuanto a toda la polémica en torno a los bienes de Sijena y los frescos del 1200 (que se albergaban en la sala capitular), cabe decir que el  Real Monasterio de Villanueva de Sijena está protegido ya desde abril 1923 cuando fue declarado Monumento Nacional. Para esta declaración se presenta un expediente en que “se numeran y describe las particularidades que encierra el edificio, estudiándolas tan detenidamente en todas sus partes, haciendo su historia, presentado planos y fotografías…”. En esta descripción pormenorizada se nombran varios de estos bienes y la propia sala capitular de la que se dice “La Sala Capitular, situada entre el  Claustro y el brazo N. del crucero es sobre todo notable por su cerramiento con artes y artesonado de tracería mudéjar y por la rica decoración pintada de bellos ornatos, alegorías y composiciones dela vida de Jesús….” Con el paso de los años y las sucesivas adaptaciones de la ley esta declaración de Monumento Nacional es lo que hoy en día conocemos como BIC.

Sala capitular . Monasterio de Villanueva de Sijena. Foto autora.

En la primavera de 1936 el arquitecto Jusep María Gudiol y Ricart realiza un pormenorizado reportaje fotográfico de los frescos que decoraban la sala capitular para incluía en un proyecto “Corpus de la pintura catalana” que contaba con diversos enclaves aragoneses.

Al estallido de la Guerra Civil Española Sijena queda en zona republicana. Entorno al 3 de agosto Sijena es incendiada, no se sabe a ciencia cierta la autoría pero se cree por testimonios que fueron cuatro exaltados que vinieron desde Barcelona.

Los Monegros quedaron en zona de frontera y mucho de su patrimonio se perdió aquí. Desde prácticamente el comienzo de la contienda, tanto el Gobierno republicano cuanto el Gobierno de la Generalitat, organizan grupos de salvamento del patrimonio. Varios voluntarios se llevaron cajas llenas de este patrimonio hacia la retaguardia “nueve cajas de material litúrgico, de muy buena escuela aragonesa, procedentes del frente de guerra aragonés entregadas por la Columna Ortiz”, éstos fueron seleccionados y los que no se consideraron de calidad fundidos para armamento.  Los frescos de Sijena fueron arrancados entre el 1 de octubre y el 17 de noviembre de 1936. Mediante la técnica del strappo.

De forma posterior parte del patrimonio mueble que aun quedó, protegido en parte por la población, fue vendido por las hermanas.

Como ya hemos visto Sijena está protegida desde 1923 y en su declaración quedan registrados parte de los bienes muebles y las propias pinturas. Y al incluirse, toda venta o expolio queda anulado. Al estar protegido y no se puede diseminar.

Frescos estilo 1200 situados en la nave central de la iglesia. Escena de la epifanía. Foto autora.

Actualmente el Real Monasterio de Villanueva de Sijena abre sus puertas todos los sábados. Un grupo de guías voluntarios realizan la visita y de ella solo se pide la voluntad. La parte de los bienes devueltos por la Generalitat se expone en una sala adaptada donde antes se encontraban los dormitorios de las hermanas. Esta última parte sí está gestionada por el Gobierno de Aragón. Para mostrar lo que allí se encuentra se contrata a un guía especializado, la visita tiene coste de 3 euros.

Sería lógico pensar que tanto los bienes cuanto las pinturas deberían volver al lugar para el que fueron creados. Para ello debemos de tener en cuenta el tipo, calidad y condiciones en las que se encuentran. Y ser consecuentes con nuestro deber de protegerlas para futuras generaciones. Es por esto que antes de que éstas retornen a su lugar de origen se debería de realizar un Plan director que acondicione el Monasterio para que éstas no sufran deterioros. Se realicen estudios y se elabore un discurso con profesionales cualificados que permitan una visita de calidad. Siempre teniendo en cuenta que es un lugar de culto en el que habitan una serie de religiosas a las cuales se ha de respetar. No debemos olvidar que cuando entramos en Sijena entramos en un Monasterio con actividad de 8 siglos casi ininterrumpida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s