Castillo / ermita de San Sebastián. Castejón de Monegros

Castejón de Monegros alberga un rico bagage cultural, encontramos en su término yacimientos íbero-romanos como San Miguel III en Jubierre y elementos característicos de la cultura árabe como el qanat La Fuente Madre (ya tratado en la anterior entrada). Aquí hablaremos sobre el castillo, hoy más conocido por albergar en su interior la ermita dedicada a San Sebastián y San Fabián, patrones de las fiestas menores de esta localidad, que se celebran el día 20 de enero. El culto a estos patrones aparece reflejado en época muy temprana, en agosto de 1229 encontramos un documento por el cual Don Gil Mercer y su esposa Doña Gallecia se entregan como donantes a dicha capilla: ” Et ecclesie Sancti Sebastiano constructe in castillione, romeralis de Sexena”. Aunque es en el SXV cuando aparece propiamente como ermita.

Castillo/ermita de San Sebastián. Castejón de Monegros.

La autoría de este castillo data posiblemente de época árabe, anterior a la reconquista. Hubo una gran presencia de esta cultura en Castejón, fue reconquistada por dos veces quedando libre del influjo musulmán en 1132 por Alfonso I el Batallador al mismo tiempo que tomó la villa de Sariñena. En 1170 existen noticias de Alfonso II otorgando una “carta puebla” a Sariñena y sus aldeas entre las que se encuentra esta villa que aparece denominada como Castejón de Sariñena en 1279, Castillon de Montenegro en 1370 y ya como Castejón de Monegros en 1543. Llegó a ser una población de gran relevancia y le fue otorgada la titulación de Villa en 1587 por Felipe II, es entonces cuando se intenta independizar de Sariñena, lográndolo en 1591.

La envergadura de la fortaleza era mucho mayor a la que ahora podemos contemplar. Existe una posible referencia a esta construcción en 1168, donde aparece como tenente de la fortaleza de Castejón y San Esteban a Pedro de Alcalá, no se puede asegurar que se refiera a Castejón de Monegros por la cantidad de localidades que llevan Castejón por nombre. Sí podemos asegurar que en 1211 aparece nombrado, es por entonces cuando se dice que en caso de asedio varias aldeas deberán acudir a resguardare en él. Esto nos indica la gran amplitud que tendría este inmueble, el cual ocupaba casi toda la explanada del cerro donde se aloja en el norte de la villa y que podía contar con patio de armas. Más adelante, entre 1846 y 1850, Pascual Madoz en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar se nombra esta localidad, en concreto su castillo: “junto a la ermita de San Fabián y San Sebastián. hubo un edificio. del cual forma parte este santuario: según tradición fue fortaleza en tiempo de los moros, y se conservan todavía dos altos y gruesos torreones y una plaza espaciosa, que algunos naturales de esta v. han conocido guarnecida de un cerco a modo de muralla”.

Restos del cerco o muralla que delimitaría parte de la fortaleza.
Vista de pueblo de Castejón de Monegros desde la entrada por las murallas del Castillo.

Es poco lo que conocemos documentalmente de este Castillo, lo que hace que no podamos más que especular sobre su autoría y forma originarias.

Actualmente solo queda un reducto del original, una estructura rectangular de 20m x 12m de lado y 10m de altura. Parece una torre cortada en altura. Toda la construcción está realizada en sillares almohadillados de excelente talla en los que encontramos diversas “marcas de cantero” (muchas de estas marcas aparecerán en construcciones de la localidad, es posible que al quedar en desuso la fortaleza como tal se reutilizaran en diversas construcciones populares).

Marcas de cantero en los sillares del Castillo.
Marcas de cantero en los sillares del Castillo.

Se realiza el ingreso por el frente sur, con una portada de arco de medio punto con escudo en su clave, sencilla y abierta ya en época moderna. En el lado norte aparecen los restos del acceso original, arco reforzado con grandes dovelas, ahora tapiado, así como indicios de diversos elementos arquitectónicos de carácter defensivo.

Acceso por el frente sur.
Arranque de un arco parte trasera.
Restos de una escalera que sube al piso superior.
Puerta lado norte, antiguo acceso.

Al interior una sala rectangular con un púlpito a su derecha, en el flanco izquierdo encontramos un coro alto sobre columnas posiblemente del SXVI. Está cubierto con bóveda de cañón corrido apuntado.

Coro alto sobre columnas.
Púlpito
Bóveda de cañón corrido apuntado.

En un decreto del 22 de abril de 1949 se dice que todos los castillos quedan bajo la protección del Estado. Esto queda recogido en la ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 y en la posterior ley de Patrimonio Cultural de 1999 de Aragón , así pues en abril del 2006 queda dentro de la relación de Castillos de Aragón y su localización, y por tanto protegido como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.

Por él se han sucedido dos restauraciones, en el 2005 el gobierno de Aragón participa en su restauración con un presupuesto de 29.922,41 euros. Y finalmente en julio de 2011, cuando se reparan las cubiertas y las fachadas del castillo. el importe son 116.000 euros, haciéndose el ministerio de fomento cargo del 1% cultural, siendo la inversión final 137.279 euros.

Restauración 2011. Foto José Antonio Dueso Pueyo.
Restauración 2011. Foto José Antonio Dueso Pueyo.

Tal y como sucedió en la Fuente Madre, el Castillo también fue uno de los puntos clave del “Proyecto de camino natural de Castejón de Monegros”, llevado a cabo en 2007. Detrás de los restos del Castillo se edificó un parque infantil dotado con mesas de madera a modo de parada en el recorrido de dicho camino natural. Nuevamente el desuso de las instalaciones ha llevado a su mala conservación.

Parque situado en la parte trasera del Castillo.

Aún se pueden atisbar restos de los muros que flaquearon la fortaleza, que tendría dimensiones considerables. Formando parte de la misma los restos de lo que hoy en día se conoce como calvario, seguramente un torreón de vigilancia.

Torre del calvario.
Resto de hornos cerámicos en el castillo.
Resto de cerámicas cercanas a los hornos.

Para entender y conservar este rico patrimonio sería necesario realizar un estudio detallado del mismo. Se podrían plantear excavaciones para sacar a la vista los cimientos de la fortaleza junto con el estudio documental de los pocos archivos que quedan referentes al inmueble, posibilitaría una buena comprensión del mismo.

Una vez recopilada toda esta información se podrían crear carteles explicativos para que el visitante comprenda con facilidad aquello que esta contemplando, sin obviar ningún detalle.

Puesto que esta localidad tiene varios enclaves patrimoniales de cierta importancia, sería interesante organizar una ruta que recorriera todos ellos, con guías formados que puedan realizar una visita de calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s